© Matthew Stockman/Getty Images

Novak Djokovic usó un juego de pista completa para batir a Juan Martín del Potro en la final del US Open.

Brain Game: Djokovic Atacó La Temible Derecha De Delpo

El serbio usó un variado arsenal de tácticas en la final del US Open.

Sé lo suficientemente valiente para buscar la boca del lobo.

Novak Djokovic batió a Juan Martín del Potro por 6-3, 7-6(4), 6-3 en la final del US Open atacando - sin evitar - la temible derecha del argentino.

Djokovic ganó un total de 111 puntos en el partido, logrando más de la mitad (53) con errores de derecha de Del Potro. El tandilense conectó 16 tiros ganadores, pero el resultado neto de -37 fue el elemento que el serbio minó sin cesar.

Este tipo de táctica suele terminar con Del Potro conectando un festival de golpes ganadores. Pero Djokovic salió a jugar bajo control, moviendo sin descanso al sudamericano hasta los límites de la pistas para aplicar suficiente presión en la posición en pista hasta desgastar ese golpe.

Absorbe los golpes. Cree en la posibilidades.

Del Potro corrió 3.525 metros en el partido (Djokovic hizo 3.679m), con una media de 21.1 metros por punto. Muchos de ellos fueron el resultado de desplazar al argentino al cuadro de la ventaja para buscar intercambios de revés a revés. Después, siendo movido hasta el cuadro de iguales para forzarle a conectar complicadas derechas en carrera.

También Podría Interesarle: Djokovic Se Hace Aún Más Grande En Nueva York

Djokovic conectó 13 tiros ganadores de derecha, incurriendo en 21 errores de derecha en ese proceso. La longitud media de los intercambios en el partido fueron 6-2 golpes, ganando Djokovic el 49.6% (66/133) de puntos sobre la línea de fondo, mientras que Del Potro aseguró el 41.8% (64/153).

El juego de Djokovic vuelve a evolucionar, dejando anticuada la etiqueta de “jugador agresivo de fondo” para hacer mención a su majestuoso juego en cada área de pista. Djokovic acudió a la red en 37 ocasiones (Del Potro 17) en la final, ganando 28 (75.6%) de esos puntos. El serbio empleó constantemente la profundidad como su principal virtud para buscar una pelota corta. Después, con cambios de dirección, efecto y potencia buscó el revés de Del Potro para forzar un arriesgado passing shot.

Djokovic buscó a Del Potro de varias maneras. Djokovic conectó 13 tiros ganadores con la derechas, tres con el revés, siete voleas ganadores, siete remates, dos golpes de aproximación y dos dejadas.

Su arsenal fue como una navaja suiza.

El juego de Djokovic es realmente completo, en cualquier sentido imaginable. Incluso llegó a servir y volear dos veces en la final proporcionando un estilo diferente, ganando uno de esos puntos.

Ver Tributo A Djokovic Tras Completar La Colección De Masters

Otro motivo de confusión se situó en la posición del primer servicio de Djokovic. En el cuadro del deuce sirvió 20 veces con trayectoria abierta y en 19 ocasiones sobre la T. En el cuadro de la ventaja sirvió 13 veces con trayectoria abierta, 12 sobre el cuerpo y siete sobre la T.

Sencillamente, no había manera de que Del Potro anticipara la dirección del servicio del balcánico.

Además, el argentino tuvo dificultades para ganar puntos gratuitos, conectando apenas seis aces. Djokovic únicamente dejó sin restar 18 de los 88 puntos de devolución en el partido. El serbio se mostró especialmente sólido restando en el cuadro de la ventaja, firmando 13 de 14 restos de derecha y 19 de 21 restos de revés.

Si había un porcentaje a ser atacado en cualquier área de la pista, allí es dónde se encontraría la gran estrella balcánica.

En muchos sentidos, este partido no circulaba en torno a Djokovic. Era más importante que conectara la pelota donde Del Potro estuviera incómodo más que competir usando sus patrones favoritos.

Más Historias como esta