©

Rafael Nadal ha logrado 11 títulos en Barcelona, Montecarlo y Roland Garros.

Nadal: "Soy Una Persona Normal Que Ha Conseguido Algo Difícil"

El once veces campeón de Roland Garros charla con ATPWorldTour.com tras conquistar su 17º Grand Slam

Rafael Nadal despidió la gira de tierra batida de la mejor manera posible: coronando Roland Garros. Aunque el No. 1 del Ranking ATP huye de adjetivos grandilocuentes o calificativos de leyenda, el español es consciente de la dificultad de lo logrado. De ahí que le cueste poner en palabras qué significa ganar once veces Roland Garros, el Grand Slam de la tierra batida. El único jugador de la Era Abierta en lograr tres undécimas en tres torneos distintos -Barcelona, Montecarlo y París- se sentó a valorar lo conseguido con un reducido grupo de medios entre los que se encuentra ATPWorldTour en Español.

¿Qué queda de ese Rafael que logró el primer título en 2005?
Uno no puede ser consciente de lo que va a pasar en el futuro. Es impredecible y uno no puede controlarlo. De lo que sí que era consciente era de la importancia de este torneo. Soy la misma persona, quizá con un poquito menos de energía en algunos momentos y con un poquito más de conocimiento del mundo y un pelín más viejo.

Usted dice que el deporte es algo sencillo. Pero es inevitable que le llamen superhombre por lo conseguido en tierra batida.
Yo soy una persona normal y corriente que ha conseguido una cosa difícil. O muy difícil. Esa es la realidad. Pero no creo mucho en el resto de cosas: calificativos o adjetivos. Las cosas suceden y suceden desde el día a día. En una gran mayoría de partidos en Roland Garros he salido pensando que podía ganar, pero también que podía perder. Esta es la verdad. He ganado 86 partidos de los 88 que he jugado, quizás en 75 he salido a la pista pensando que sí, podía ganar pero también perder. Esta es una de las bases del éxito.

Cuando vea portadas de periódicos le llamarán mito, leyenda, héroe… ¿Pero qué sintió al lograr su Roland Garros No. 11?
No tengo tanto tiempo para pensar mucho… Soy 100% consciente de lo que ha ocurrido. Creo que es algo casi, casi único. No me gusta decirlo a mí, pero es que es así. Es difícil pensar que vas a ganar once veces el mismo torneo. Pero bueno, ha pasado y como digo siempre: agradecido a la vida. Al final hay mucha gente que trabaja como yo o más y no ha tenido la suerte que he tenido yo. Dicho esto, ganar once veces aquí es mucho. No quiero que suene mal.

También Podría Interesarle: 11 Capítulos Dorados En París

¿Cómo se maneja la presión de llegar aquí y saber que todo el mundo le considera favorito?
La realidad es que cuando yo llego a París no pienso en lo que la gente crea. No me preocupa mucho. Yo me centro en lo que creo yo y quien está a mi alrededor. Al final es el prepararme bien, salir a la pista con la intención de hacerlo lo mejor posible desde el primer día. Pero día a día. Es el torneo más importante del año para mí, pero ni lo voy a ganar siempre, ni puedo estar pensando en lo que piensen los demás. Soy consciente de que, si juego a un buen nivel, la experiencia me dice que tengo mis posibilidades.

¿Le sorprende que Roger Federer y usted hayan ganado los últimos 6 Grand Slams?
Pues sí. Yo llevaba dos años sin ganar uno y él cinco… Al final, claro que sorprende. Ambos estamos en una edad avanzada y llegar a conseguir seis Grand Slams consecutivos es sorprendente.

Usted dice que hay vida más allá del tenis. Sus compañeros del Big Four están casados y con hijos… ¿siente que tiene un compromiso más firme con el tenis?
No. Yo tengo el compromiso que me hace feliz. Mi vida me lleva a vivir las cosas de una manera distinta. Al final yo tengo una pareja desde hace mucho tiempo y las decisiones no las tomo yo solo. Ambos nos adaptamos a las situaciones y cómo van ocurriendo. Yo mantengo mi compromiso con el tenis, sí, pero también con mi felicidad. Disfrutando de las cosas dentro del tenis y fuera de él. ¿Tener una familia? No sé, las cosas no son tan fáciles de prever. Yo a esta edad pensaba que iba a estar retirado y con familia porque a mi modo de pensar yo tengo un concepto de familia más estructurada y más estable y es lo que me hubiera gustado. Los años van pasando y depende de lo que pase en mi carrera pues habrá que tomar una decisión. Cuando llegue, llegará y sin ningún tipo de estrés ni nada. Son cosas naturales.

Ha tenido grandes rivalidades, especialmente ante Roger Federer y Novak Djokovic. En las últimas finales que ha disputado, se ha encontrado con nombres como el de Alexander Zverev o Dominic Thiem. ¿Qué le aportan esos nombres? ¿Son rivalidades para usted?
Es muy difícil hablar de rivalidades con alguien que tiene 10-11 años menos que yo. Al final es un tipo de enfrentamiento distinto. No hemos crecido juntos, ni hemos hecho carrera juntos. Ni la vamos a hacer. Son dos generaciones que se han unido y se han cruzado, pero al final nunca podrá considerarse una rivalidad. Las grandes rivalidades las tienen que crear entre ellos si consiguen estar muchas veces en posiciones de ganar cosas importantes. Ellos tienen que forjarlas a su manera. Yo ya tengo las mías: las he disfrutado, las he sufrido y pertenecen a otra generación.

A su alrededor tiene un gran equipo de personas. ¿Siente un sentimiento de responsabilidad extra?
Mi único sentido de responsabilidad es esforzarme al máximo de lo que pueda y pelear por hacer las cosas lo mejor posible y salir a entrenar con la actitud adecuada. Esta es mi única responsabilidad. Más allá de eso, no siento mayor responsabilidad porque el que hace lo que puede no está obligado a más.

El equipo es el mismo de siempre. No es nada nuevo para mí. La incorporación de Carlos ya sucedió hace año y medio y todo lo demás está como siempre. Estoy feliz con el equipo que tengo y llevamos toda la vida juntos. En mi vida he echado a nadie. Tener a Toni también ha sido bonito y especial, primero porque es familia y segundo porque quizás es quien me conoce más dentro de una pista de tenis. Toni ha podido estar aquí en la final y también algunos días de la primera semana y ha sido muy bonito. Estoy muy feliz de tenerles a mi lado porque sin mi familia, sin mi equipo o sin mis amigos, si no hubieran estado ahí en los momentos difíciles, quizá estaría retirado.

Más Historias como esta