© GEPA pictures

Alamgro y Berlocq Lograron El Título De Dobles En Kitzbuhel

Nicolás Almagro y Carlos Berlocq salieron airosos en una tensa final.

Nicolás Almagro y Carlos Berlocq ganaron su primer título como pareja de dobles al remontar 5-7, 6-3 y 11-9 a Robin Haase y Henri Kontinen en la final del Generali Open de Kitzbühel en una hora y 28 minutos de juego.

Así, el español celebró su primer título en la modalidad (perdió la única final disputada en el Argentina Open presentado por Buenos Aires Ciudad de 2009 formando equipo con Santiago Ventura) y el argentino el segundo, después de ganar la MercedesCup de Stuttgart junto a Eduardo Schwank en la temporada 2010.

A diferencia de Almagro, Berlocq había cedido cinco finales de dobles: en el Konzum Croatia Open Umag de 2008 (jugando con Fabio Fognini), en la Kremlin Cup by Bank of Moscow de 2011 (en pareja con David Marrero), en Viña del Mar 2012 (con Pablo Andujar) y en el China Open de 2012 (junto a Denis Istomin) y por último en el SkiStar Swedish Open de Bastad en 2013, con Albert Ramos-Vinolas como acompañante.

"Fue un gran partido ", dijo Almagro tras la victoria. "Creo que jugamos de forma muy agresiva en los momentos importantes, tal vez esa fue la clave", siguió. "Estamos muy contentos con nuestra victoria aquí. Y yo estoy feliz de estar de vuelta otra vez, el año pasado fue un año terrible".

Fue un encuentro entre finalistas inéditos porque Almagro no había jugado nunca antes con Berlocq, idéntica situación a la de Haase con Kontinen, que también debutaban como dupla de dobles en un torneo del ATP World Tour. En Kitzbühel, sin embargo, ambas parejas lograron acoplarse a la perfección durante la semana para alcanzar el encuentro decisivo y pelear por el trofeo sobre la tierra batida austríaca en una reñida final.

Haase y Kontinen comenzaron la final mostrando una solidez que sus oponentes no pudieron contrarrestar para llevarse la primera manga. Sin embargo, Almagro y Berlocq lograron asentarse sobre la arcilla de Kitzbühel y se llevaron el segundo set, fabricándose a la oportunidad de ganar el encuentro en el super tie-break decisivo. Allí, y pese a ver cómo sus rivales les recortaban una ventaja inicial (6-1 ganaban y se encontraron luchando con 8-8), español y argentino supieron mantener la calma y acabaron cerrando el duelo a su favor.

Almagro y Berlocq dispararon 3 aces, ganaron un 76% de los puntos que jugaron con su primer servicio, salvaron 2 de las 3 bolas de rotura a las que hicieron frente y se impusieron sumando 4 puntos más que sus contrarios (70 por 66) en una final de alto voltaje que cayó del lado de español y argentino.