© Getty Images

Gael Monfils: El Subcampeón Más Grande

El francés, que ha caído 19 veces en una final, es el segundo tenista en la historia con peor efectividad en instancias definitivas.

Gael Monfils alza la ensaladera de subcampeón del Monte-Carlo Roléx Masters y vuelve a experimentar esa especie de frustración que le ha invadido el cuerpo 19 veces en su vida deportiva y que cada vez pega más duro. Ve sonriendo a su verdugo (Nadal este domingo, Klizan el 14 de febrero), se resigna con una sonrisa diplomática al pensar que ser segundo entre muchos es digno, desea estar en el lugar del campeón, se dice que la próxima sí será, trata de entender por qué en esta no fue.

El francés es tan contradictorio como esa sensación de ser subcampeón. Su talento llena estadios, pero no ha bastado para ratificarlo en las instancias definitivas. De 24 finales disputadas, ha ganado cinco y perdido 19, por lo que es el segundo tenista en la historia con peor rendimiento en estas instancias (ver estadísticas) y el No. 1 entre jugadores activos (Fernando Verdasco es el No. 2 con récord de 6-13).

Monfils ha podido ganar el 20.8% de sus finales y solo lo supera el 17.6% del alemán Karl Meiler, que disputó su última final en 1979. Y la perdió, claro. El mejor porcentaje de esa lista histórica lo tiene aún Thomas Muster (81%) y el más efectivo entre los activos es Juan Martín Del Potro (72%), mientras que Monfils está de penúltimo y último en cada tabla.

El galo de 29 años, que fue campeón junior de Roland Garros, Wimbledon y el Abierto de Australia, como profesional ha perdido 13 finales en cancha dura, cinco sobre arcilla y una en carpeta. En Doha ha caído tres veces y en París-Bercy, dos. Su primera derrota en esta ronda fue el 3 de octubre de 2005 en Metz, ante Ivan Ljubicic. 

Su mayor verdugo ha sido Rafael Nadal, quien lo ha derrotado en tres ocasiones. Tuvo que retirarse en dos oportunidades, cayó dos veces en el tie-break del último set y seis veces en el parcial definitivo, incluyendo las últimas cuatro. Además, es el tercer jugador con dos subtítulos y ningún título en el 2016, junto con Borna Coric y Jack Sock.

Y si llega a caer en cinco finales más sin conocer la victoria en el camino, se convertirá en el mejor subcampeón de la historia, superando definitivamente a Karl Meiler con un porcentaje de 17.2%. Esa suerte, en todo caso, no sería coherente con su tenis, pues este lo ha llevado a ser el décimo jugador activo con más finales ATP (24) y más.

Gael está entre los 100 jugadores con más victorias (puesto 95, con 372) en la historia del tenis y el No. 18 entre activos, es el décimo jugador del circuito con más semifinales (49, las mismas que Gasquet), alcanzó el 7º puesto del ranking (2011) y ha logrado puntos increíbles en cada torneo.

Debería haber ganado más que cinco trofeos en su carrera (Sopot 2005, Metz 2009, Montpellier 2010/2014 y Estocolmo 2011). Pero justamente esa condición lo hace atractivo para algunos aficionados que consideran tan valioso un campeón como un soldado derrotado con su vestimenta sucia de tanto combatir.

Para esos amantes del tenis que no siguen al ganador del momento, sino que esperan la consagración del que más ha perdido. Si su talento se hubiera materializado de golpe en trofeos de No. 1, se habría derrumbado el afecto de unos, y motivado el interés de otros más resultadistas.

El único triunfo de los seguidores de Gael Monfils es que son los dueños de la silenciosa y estoica dignidad de la derrota.

Más Historias como esta