© Julian Finney/Getty Images

Fernando Verdasco debutó en las Nitto ATP Finals en la edición de 2009, la primera que se disputó en el O2 de Londres.

Verdasco: "Jugar Las Nitto ATP Finals Fue Muy Especial"

Así recuerda el español su primera participación hace casi una década

No fue una temporada cualquiera para Fernando Verdasco. Probablemente 2009 fue la más brillante de su carrera. El español disputó sus primeras semifinales de Grand Slam en el Abierto de Australia, levantó en New Haven uno de los siete títulos ATP World Tour que conserva en su vitrina, ascendió a la posición más alta de su carrera en el Ranking ATP como No. 7 y, al final del año, obtuvo como recompensa jugar las Nitto ATP Finals como uno de los ocho mejores de aquel curso.

Tan sólo un año antes Verdasco se había quedado a las puertas del Top 10 el 21 de julio de 2008, cuando el Ranking ATP lo ubicaba en el No. 11 del mundo. Pero no lo logró hasta el 2 de febrero de 2009, después de una mágica actuación en Melbourne, donde batió al entonces No. 4 Andy Murray en cuarta ronda y al No. 7 Jo-Wilfried Tsonga en cuartos de final. Y estuvo cerca de completar la proeza en semifinales en un dramático duelo a cinco mangas (7-6[4], 4-6, 6-7[2], 7-6[1], 4-6) frente a su compatriota Rafael Nadal que se decidió en cinco horas y diez minutos.

El madrileño asaltó el No. 9 tras la cita en Las Antípodas, aunque su techo quedó reservado para el 20 de abril de ese mismo año dos posiciones más arriba, unos días después de firmar los cuartos de final en tres torneos ATP World Tour Masters 1000 de manera consecutiva en Indian Wells (p. con Roger Federer), Miami (p. con Andy Murray) y Montecarlo (p. con Novak Djokovic). Verdasco terminó esa campaña con 77 partidos disputados, de los que ganó el 67,5% de ellos (52-25).

Su gran rendimiento le abrió la puerta por primera vez a las Nitto ATP Finals, en su edición inaugural en el O2 de Londres, donde aún se sigue disputando el torneo de final de temporada que reúne a los ocho mejores, año tras año, y que en 2018 se celebra del 11 al 18 de noviembre. "Poder estar entre los ocho mejores del mundo fue el premio a la consistencia del año", valora Verdasco en ATPWorldTour.com.

El español quedó enmarcado en un duro grupo que compartió con Federer, Murray y Juan Martín del Potro. Verdasco llevó al tercer set a todos sus rivales en cada uno de los tres partidos de la Round Robin, pero en todos estrechó la mano al rival sin poder llevarse la victoria en ningún encuentro. Frente al argentino y el británico vio cómo se le escapaba en el tie-break del set definitivo.

Verdasco abrió su participación ante el entonces cuatro veces campeón (seis en total en la actualidad) Federer. El madrileño logró imponerse en la primera manga, pero el suizo acabó dándole la vuelta al partido por 4-6, 7-5, 6-1. "Es verdad que el grupo que me tocó no fue del todo fácil, con Federer, Murray y Del Potro. De hecho creo que jugué bastante bien, perdiendo con todos en el tercer set", radiografía con perspectiva.

Su segunda puesta en escena se produjo ante Del Potro, que acabaría siendo finalista. El marcador de 6-4, 3-6, 7-6(1) dejó sin opciones a Verdasco de clasificarse a semifinales, pero la lectura era inevitablemente positiva. "Hice un gran tenis y no se me dio en ninguno de los tres días. Está claro que con alguno de estos tres rivales es más difícil que caiga de tu lado con marcadores tan ajustados".

Y antes de marcharse de Londres, el español volvió a pelear para apurar sus opciones hasta el último set. Hasta el último tie-break. Pero, de nuevo, la balanza fue a parar al otro lado de la red. El favorito local Murray se impuso por 6-4, 6-7(4), 7-6(3) y despidió la temporada de Verdasco.

"Me quedo con que fue un evento muy especial para mí, un privilegio estar ahí entre los ocho mejores en ese torneo", cierra sobre su primera experiencia en Londres. Poco después regresó para levantar la corona de dobles en 2013 junto a David Marrero, pero ese ya es otro capítulo.