© Peter Staples/ATP World Tour

Diego Schwartzman se convirtió en el primer hombre desde Novak Djokovic en 2015, en ganarle un primer set a Rafael Nadal en Roland Garros.

Schwartzman: “Nadal Tiene La Mejor Cabeza De La Historia”

El argentino reflexiona tras haber puesto en jaque al español en Roland Garros.

En su cabeza no hay espacio para agradecer por el mejor Roland Garros de su carrera, el que siempre recordará como el que le permitió quedar por primera vez a un puesto del Top-10. Diego Schwartzman tiene la mente ocupada pensando cómo pudo ganar el primer asalto ante el diez veces campeón Rafael Nadal y perder los dos siguientes sin casi darse cuenta. Y sin poder reaccionar. “Todavía me da bronca”, confesó el argentino en su primer contacto con la prensa tras el partido. “Todavía estoy pensando en si debía pegar el revés cruzado o paralelo. Cuando termine esto voy a disfrutar”.

La molestia tenía justificación. El argentino ganaba 6-4, 3-2 con un quiebre arriba. En ese momento, apareció la lluvia para interrumpir su inspiración y para despertar al español, quien volvió a la pista para ganar los siguientes tres juegos antes de que la lluvia regresara. Nadal enderezó el camino. Y Schwartzman no pudo despertar de la impotencia. “Tuve mala suerte con la lluvia. Antes yo estaba jugando bien y él se veía incómodo. Después todo cambió. El pique era más alto. Y darle confianza a Rafa no es bueno”.

Pero el argentino no culpó al exterior tanto como elogió a su verdugo. “Él tiene la mejor cabeza de la historia, además de un montón de armas. No entiende lo que es la frustración, parecería. A pesar de que ayer estaba mal, luego de la primera pausa volvió como si nada hubiese pasado. Es un mérito o un talento que tienen muy pocos en el mundo. Hoy si jugábamos varias horas más, él iba a seguir ganando, porque estaba en esos días en que no se le puede ganar”.

También Podría Interesarle: Nadal Impone Su Ley En París

¿Qué puede hacer entonces su compatriota Juan Martín del Potro para intentar vencerlo en semifinales? “Hay que mantener una intensidad por tres horas de partido, seguro. Aunque le ganes en tres sets, el partido no va a durar menos de eso. No hay que relajarse ni un minuto, porque a la primera él lo nota y empieza a cambiar el juego. Y cuando él encuentra sus golpes, es muy duro”. Un argentino no llega a la final del torneo desde 2005, cuando Mariano Puerta cayó ante Rafael Nadal.

Schwartzman no necesitó llegar a la final para hacer historia. Su irrupción en cuartos de final, así como la de del Potro, marcó la primera vez desde 2005 que múltiples argentinos aparecían en esta ronda. ‘El Peque’ lo consiguió nada menos que remontando un 0-2 en sets ante el No. 7 Kevin Anderson. Cuando termine la autocrítica podrá valorar su gran campaña. “Obviamente, lo voy a disfrutar mucho. Algunos creían que mi nivel era de un momento. Y he ido sosteniéndolo”.

Su irrupción en el Top-10 podría darse en la temporada sobre césped, en la que solo sumó 10 puntos en total en 2017. Aunque queda a 635 puntos del No. 10 John Isner tras Roland Garros, no defenderá prácticamente nada en hierba. Se puede seguir soñando.

Más Historias como esta