© Getty Images

Roberto Bautista Agut supera a Andrey Rublev en la primera ronda del Rolex Shanghai Masters 2018.

Bautista Toma El Timón En Shanghái

El español debuta con victoria ante el ruso Rublev.

Bautista Agut volvió este lunes en plena forma sobre las canchas del Rolex Shanghai Masters. El español derrotó por 6-3, 6-4 al ruso Andrey Rublev para debutar con buen pie en el penúltimo ATP World Tour Masters 1000 de la temporada, buscando un cierre de 2018 de alto nivel deportivo.

El finalista de 2016 quiere recuperar la autoridad sobre pista dura y la batalla presentada en el Qi Zhang Tennis Center fue un paso en la dirección buscada. En un partido de poder a poder, en el que la iniciativa nunca estuvo asegurada, Bautista supo sufrir para inclinar el encuentro a su favor.

El No. 28 del Ranking ATP apenas pudo dominar el 52% de los puntos con su primer servicio, conociendo de cerca los reflejos de Rublev desde el fondo de la pista. No obstante, y mostrando una capacidad de reacción privilegiada, Bautista llegó a dominar el 48% de los intercambios al resto, colocando una marcha extra al encuentro para abrirse paso en Shanghái.

También Podría Interesarle: 10 Cosas Para Ver En Shanghai

Tras dejar atrás unos problemas gástricos que le obligaron a renunciar a la Rogers Cup de Toronto y al Western & Southern Open de Cincinnati, Bautista Agut ha regresado a los ATP World Tour Martes 1000 con un hambre intacta. Subcampeón en la pista dura de Shanghái dos años atrás (p. ante Murray) el español quiere reverdecer laureles.

Ahora, y tras dar el primer paso en Shanghái, Bautista medirá en la segunda ronda al estadounidense Mackenzie McDonald, protagonista de uno de los resultados más llamativos de la jornada. Procedente de la fase previa, el californiano se impuso al cabeza de serie No. 14 canadiense Milos Raonic por 6-3, 5-7, 6-3 en una hora y 54 minutos.

En una temporada donde acumula un balance de 29-17, incluyendo las coronas del ASB Classic de Auckland (d. Del Potro) y del Dubai Duty Free Tennis Championships (d. Pouille), el castellonense quiere volver a cerrar con fuerza el puño ante el vestuario.

“Shanghai”