© Alex Caparros/Getty Images

Roberto Carballés Baena registró la primera victoria de su carrera en un Grand Slam este lunes en el US Open 2018.

Carballés Gana Entre La Épica Y El Drama

El español logró la primera victoria de Grand Slam de su carrera en el US Open

No siempre los cuentos con final feliz son caminos de rosas. Roberto Carballés Baena tuvo que esperar a su cuarto partido en el cuadro final de un Grand Slam para lograr la primera victoria en los torneos de esta categoría. Y lo hizo en un día en el que tuvo que batallar con los mareos, los vómitos y Mitchell Krueger al que tumbó por 3-6, 6-2, 6-4, 7-6(3).

El español bañó su primera alegría con la épica de superar y el drama del punto de partido, donde un mal apoyo al golpear la última derecha pone en riesgo su continuidad en el torneo. Prácticamente sin fuerzas después de tres horas y 15 minutos, Carballés Baena vio cómo su tobillo no soportaba el peso del cuerpo para caer finalmente al suelo.

"Apoyé, pegué la derecha y cuando vi que la pelota había entrado relajé un poco la pierna. Perdí el control, noté un crujido y caí al suelo", así relata el propio protagonista el dramático final donde necesitó atención médica. "He ido al doctor y parece que no es nada de hueso y que no lo tengo inflamado, pero veremos cómo estoy, espero estar para el miércoles".

Pero los problemas habían empezado mucho antes. "En el tercer set tuve problemas de estómago. Vomité dos veces en el tercer set y a partir de ahí me encontré muy mal, como si tuviese una pájara muy fuerte", relata sobre sus sensaciones en pista que no impidieron que dejara fuera al estadounidense procedente de la previa. "He ido aguantando como podía".

"Ha sido complicado. Fue un partido en el que empecé muy nervioso. En el primer set tuve muchos fallos, no saqué bien, no me salía nada y cuando empecé a coger el ritmo del partido con break arriba en el tercero, tuve problemas en el estómago que no me permitían recuperar bien. Cada punto largo se me hacía eterno, pero estoy contento de haberlo conseguido", explica sobre su travesía en el desierto.

Campeón esta temporada en Quito, este lunes pudo romper otra barrera en su carrera. "Había nervios extra, porque sabía que tenía una buena oportunidad para ganar mi primer partido de Grand Slam. Pero no me esperaba estas condiciones tan duras. Había momentos en el cuarto set en los que me sentía mareado, encima veía el reloj del tiempo de saque que no perdona… pero a partir de ahora trataré de salir más relajado, disfrutar y salir más relajado".

En segunda ronda se medirá al croata Borna Coric, un rival al que ya se enfrentó en categoría ATP Challenger Tour. "Es un partido duro. Jugué con él en Challenger, fue un partido duro, mucho peloteo desde el fondo… Ahora intentaré hacer todo para que el tobillo no esté hinchado". Es el relato de Roberto Carballés Baena, la historia de un estreno entre la agonía y el sufrimiento.

Más Historias como esta