© ATP

Alexander Zverev entrena junto a Ivan Lendl preparando su participación en las Nitto ATP Finals 2018.

Alexander Zverev: El Niño Prodigio De Alemania

Con solo 21 año, Alexander Zverev clasificó para las Nitto ATP Finals por segundo año consecutivo, y buscará el más grande título de su carrera. Perfil escrito por Mike Dickson, de The Daily Mail

La gente en el tenis rara vez está de acuerdo con todo, pero en un tema hay unanimidad: el juego ha sido bendecido durante la última década por una generación dorada.

Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic han demostrado ser un trío extraordinario, dominando colectivamente el ATP World Tour hasta un punto que nadie hubiera creído posible. Esto ha generado un debate que duró más de lo que nadie había anticipado: la pregunta de quién liderará cuando Federer, Nadal y Djokovic sean derrotados por el único adversario que eventualmente derrotará a todos: el tiempo. Y cuando esa discusión ha tenido lugar en los últimos dos años, Alexander Zverev ha estado infaliblemente entre los nombres propuestos.

No hay duda de que el jugador de 21 años de Hamburgo a veces ha sentido el peso de la expectativa, al haber sido identificado como “La próxima gran cosa” antes que cualquiera de sus contemporáneos.

Compra tus entradas para Londres

Probablemente no le haya hecho la vida más fácil a Zverev que venga de un país con una rica historia del tenis que anhela a otro campeón. Cualquier historiador del tenis le dirá que cuando el ATP World Tour entró en vigor en su forma moderna en 1990 había un país más responsable de su éxito que cualquier otro lugar: Alemania.

El apetito por el tenis allí era enorme, en particular gracias a Boris Becker, pero también debido a la popularidad de Michael Stich y, en el juego femenino, Steffi Graf. Las audiencias televisivas eran enormes y los torneos proliferaron, y sigue siendo un mercado importante para el deporte. Desde aquellos días de principios de la década de 1990, ha habido una impresionante línea de producción alemana de jugadores de ambos sexos, pero tal vez ninguno de ellos haya tenido que cargar con tantas expectativas como este peligroso jugador de fondo con pelo despeinado.

Zverev era un destacado jugador de hockey sobre césped cuando era un niño, pero como hijo de un padre que representaba a la antigua Unión Soviética en el tenis antes de emigrar, el deporte de la raqueta siempre fue su destino. Esto se debió especialmente a que su hermano mayor, Mischa, quien tuvo un florecimiento tardío en su carrera como profesional, también estaba en el negocio.

Pero, en la familia Zverev, ha sido durante mucho tiempo el hermano menor de quien se esperan grandes cosas, como sucede con todos aquellos que alcanzan el estatus de junior No. 1 del mundo, como lo hizo Alexander cuando tenía 16 años. La presión solo aumentó en 2014 cuando, pocos meses después de cumplir 17 años, derrotó a dos jugadores sembrados para llegar a las semifinales del ATP World Tour 500 en su ciudad natal de Hamburgo.

Eso le atrajo la atención general, pero se tomó como que avanzaba de manera satisfactoria, con su carrera guiada por Alexander Sr, su padre y entrenador. Después de llegar al Top 100 del Ranking ATP en 2015, rompió en el Top 20 en 2016.

Con su sistema de clasificación, el tenis es un deporte bastante fácil para juzgar a los jugadores contra un punto de referencia de lo que otros antes han logrado a la misma edad; no cabía duda de que el joven alemán iba por buen camino.

Fue la temporada pasada cuando el potencial de Zverev comenzó a solidificarse adecuadamente, y todo en una edad (dejó su adolescencia en abril de 2017) en que los jugadores de tenis en la modernidad todavía están destinados a aprender del oficio. Después de algunos resultados impresionantes, se fue a Roma y terminó ganando uno de los torneos más históricos del ATP World Tour, superando a Djokovic en la final. Al hacerlo, se convirtió en el ganador más joven de un título ATP World Tour Masters 1000, y el primer campeón en ese nivel que nació en la década de 1990.

Vencer a Federer en la final del ATP World Tour Masters 1000 del año pasado en Montreal subrayó el talento de Zverev. Solo Federer, con tres victorias en ese nivel, ganó más títulos de Masters 1000 el año pasado que Zverev. Mientras se clasificó para las Next Gen ATP Finals de la temporada pasada en Milán, se perdió el torneo para concentrarse en las Nitto ATP Finals, donde el debutante derrotó a Marin Cilic pero no pudo avanzar a las rondas eliminatorias. Por segundo año consecutivo, Zverev ha logrado la doble clasificación de Milán-Londres para las Next Gen ATP Finals y las Nitto ATP Finals.

Esta ha sido otra temporada fuerte para Zverev, que incluye ganar un tercer título de Masters 1000 en Madrid y llegar a los cuartos de final de Roland Garros. Esa fue su carrera más profunda hasta la fecha en los Grand Slams. A pesar de su excelente forma en el ATP World Tour, aún no hemos visto lo mejor de este joven talento al jugar a cinco sets en majors. Pero Zverev ha estado tomando medidas para abordar esto, en un intento por posicionarse como el jugador que llenará la brecha cuando los increíbles campeones de esta era finalmente cedan.

Dos veces Zverev ha tomado prestado el libro de jugadas de Andy Murray. La primera vez fue contratar a Jez Green, el ex entrenador físico de Murray. El segundo fue acudir a Ivan Lendl, el ex entrenador de Murray, como consultor para tratar de maximizar su nivel en los eventos más importantes.

Es parte del folklore del tenis cómo Murray se unió a Lendl, y cómo esa parecía ser la pieza faltante del rompecabezas que convirtió al británico en un campeón. Zverev recurrió a Lendl en agosto, y aunque no pagó un dividendo inmediato, con una derrota ante su compatriota Philipp Kohlschreiber en la tercera ronda del US Open, aún puede ser una decisión inteligente. Murray no ganó un Grand Slam hasta su cuarto major con Lendl, y el británico era un jugador mucho más experimentado cuando comenzó esta sociedad.

A la tierna edad de 21 años, con excelente movimiento para un hombre grande de casi dos metros, y con un saque y revés particularmente fuertes, Zverev está muy a la vanguardia de la Next Gen en el ATP World Tour. Pero la paciencia será la consigna.